Ayer el «Hormiguero 3.0» de Antena 3 se presentaba como un program más, con una entrevista a Dani Martín para hablar sobre su libro «Soñar no es de locos»  y con unos cuantos trucos de magia y ciencia para entretener a la gente. No se sabe si de forma premeditada, tengamos en cuenta que Pablo Motos es un ánimal televisivo, o porque se les fue la broma de las manos, el problema llegó al final del programa. Dani Martín se prestó al clásico truco de magia en el que una gillotina decapita a la persona que pone su cabeza y luego sale como si no hubiera pasado nada. El problema vino cuando hicieron el truco y cortaron como si realmente el truco hubiese fallado y Dani Martín hubiera sido decapitado realmente. Rápidamente por internet empezó a difundirse el rumor de que Dani había fallecido e incluso la wikipedia recogió esta información por un rato. Cuando Dani se dió cuenta del revuelo se apresuró a desmentirlo a través de su twitter, pero la bola era demasiado grande ya. El resultado han sido duras críticas al programa, que en teoría es de humor familiar, y al cantante por prestarse al truco. Desde aqui mandamos nuestro apoyo a Dani porque no vemos que su actuación sea incorrecta ya que se trata de un espectáculo. En cada momento hay que ser inteligente y saber que tipo de programa es el que estamos viendo y actúar en consecuencia. En cuanto a los menores que pueden ser un poco más sensibles, es labor de los padres explicar que eso no ha ocurrido.